sábado, 30 de marzo de 2013

Mi primer beso



Desde niña, de todas mis amigas, siempre fui la más "anti-amor". No me gustaba la idea de andar saltando en arcoíris. Yo estaba completamente en contra de la idea de enamorarme.
Todo iba muy bien, hasta que, por mi colegio de sólo señoritas, comenzaron a desfilar todas mis amigas con sus historias:
- "Por fin di mi primer beso, y fue maravilloso."
-"Tener novio es superextraarchiultra mejor del mundo increíble y maravilloso, vamos juntos 2 semanas y siento que lo amo."
- "Mi mejor amigo me dijo para ser su novia, y me dio el mejor beso del mundo, oh sí."
Siempre me gustó aconsejar a mis amigas, pero vamos, esto era demasiado. Fue como una epidemia, todas, una a una iban cayendo, todas tenían sus amores, y besos y novios; y yo sólo tenía a mis amigos los libros.

Así transcurrieron un par de años; así que me acostumbré a la idea. Alguna que otra vez me preguntaron de mí, mis “amores” y si había tenido novio. Ok, ¿quieren saber que respondí?
"Sí, claro que sí, fue en el verano, cuando fui a la playa con mis padres.. ta ra ran.."

Lo admito, estuvo mal mentir, pero era agotador tener que dar explicaciones. Yo no quería ser una más del desfile de amigas, que decían amar a Fulanito, y un mes después estaban haciéndole el funeral a una pila de peluches y cartas y cosas cursis.

El punto es que, debo admitir que la curiosidad me carcomía. Yo también quería saber que se sentía dar un beso. Quería que fuera especial, pero también quería saber cómo hacerlo. Ya todas mis amigas sabían. Yo me estaba quedando atrás, era la única que no sabía qué hacer.

A él lo conocí en mi grupo de teatro. Éramos muy amigos, y desde que lo vi, me gustó. Tenía unos ojos grandes y una sonrisa contagiosa. Nunca tuve problemas para hablar con él. Le gustaba leer, igual que a mí, le gustaba hablar y sabía muy bien que decir.

Un día nos quedamos juntos para practicar unas líneas, y al final, nos salieron, tan, pero tan bien, que me abrazó. Me abrazó muy fuerte. Yo sentía que volaba, que estaba suspendida en el aire. De pronto me soltó y me tomó de las manos. Nos quedamos así por unos 30 segundos. Se acercó a mí. Por mi mente pasó "¿Me va a besar?, ¿Este es el momento?"
Bueno, ¿Qué sucedió? Me asusté. Sí, me asusté, nunca había besado a nadie, tenía miedo, así que me quedé helada, y me fui corriendo.

Ese día quedé completamente decepcionada. Mi estúpido miedo no me dejó ser feliz, no me dejó cumplir mi sueño.
Ese fin de semana, había una fiesta. Mi grupo de enamoradizas y chillonas amigas, me obligaron a ir. Mi corazón se sentía destrozado; sin embargo, no podía defraudarlas, así que fui.
De pronto, cuando llegamos, todas ellas desaparecieron, con sus respectivos novios, amigos, amigos pre-novio, y bueno, yo me quedé solita.
Un chico extraño, se acercó, y me sacó a bailar. Debo admitir que bailaba bien, sin embargo, yo no me sentía necesariamente feliz.

A partir de eso, todo pasó muy rápido. Dimos una vuelta, me cogió del brazo, acercó sus labios, y me besó. Por mi mente pasaban miles de ideas: "¿Esto es un beso?", "¿Está bien que me deje besar así?" "¿Debo dejar que su lengua haga eso?".
En ese momento, sólo dije: ok, ya que esto está sucediendo, dejaré todo fluir, y así al menos sabré que se siente “besar”. Así, que sólo dejé que él hiciera todo el trabajo.
Luego de todo esto, solamente me quedé pensando. Y cómo realmente no fue algo, digamos, mágico. No hice nada, le dije que me iba al baño y ahí quedó todo. Punto.

Mi primer beso fue así, simple, sin mucha emoción. Fue simplemente que la curiosidad me ganó y para mí fue sólo un momento así, curiosidad de saber en qué consistía aquello de lo que todos hablaban.

Y, bueno; ¿Mi segundo beso?, ese sí fue con aquél chico del teatro. Ese sí fue mágico, y lo guardo sólo para mí.

14 comentarios:

  1. No tiene por qué salir bien forzosamente al primer intento. Supongo que el descubridor de la penicilina la fastidiaría mil y una veces hasta dar con la ecuación perfecta, o el factor X que le faltaba. Lo importante es que, aún sin ser en primera instancia, la cosa derivó en algo mágico. Me gustado la historia, sobre todo el hecho de no querer seguir al rebaño. Muy bueno el relato, y muy bueno el blog. Felicidades. Saludos desde Rivas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, no siempre salen las cosas como lo esperamos. Gracias, Muchas gracias por leer :)

      Eliminar
  2. Siempre pense en el primer beso. De como y donde seria.. en lo q se sentiria... si cuando vez a la persona q te gusta sentis ese retorsijo en el estomago... ese beso se sentiria igual... uno debe tener los ojos cerrados? y tantas cosas mas... pero nunca quisiera darle algo tan valioso para mi a cualquiera. Porq no quiero sentir desepcion por mas intriga q sienta.. :) osea q ya somos dos anti-amor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, sabes? es algo confuso, las primeras veces no siempre son cómo uno las imagina. Quizás lo mejor es no esperar mucho, y dejar que las cosas pasen justo como deberían pasar...

      Eliminar
  3. Me dejaste con la duda

    ResponderEliminar
  4. Me gusta tu historia es linda y romántica pero es verdad nunca salen las cosas como lo imaginamos pero me da gusto que después el segundo beso se lo diste al chico del teatro :) saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Si, es una verdad universal, muchas veces las expectativas no cumplen la satisfacción, y las cosas no salen como deberían; afortunadamente la vida nos regala segundas oportunidades.

      Eliminar
  5. zorra, lo digo a lo bien.
    sin rencores.

    Atte. El chico del teatro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenía miedo, ¡entiéndeme! Yo te quería tanto, y tú parecías tan confiado, y conocedor de todo; y yo tan sonsita; y estuvimos tanto tiempo en ese plan, que pensé que nunca lograría gustarte; sufrí mucho, ¿sabes?

      Atentamente: la chica del teatro

      Eliminar
  6. Sí que eres una gran lectora, tu redacción así lo demuestra. Me pareció estar leyendo un fragmento de alguna novela, ¡Estupendo!. Por cierto, que final... ni se te ocurra echarlo a perder contando aquel beso con el chico del teatro... Saludos desde Barranquilla, Colombia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh muchas gracias! uhm.. no, la verdad no pensaba contarlo, la idea es dejarlo así, en el aire. Si te fijas más abajo en algunos otros textos, suelo dejarlos así, es algo así como mi estilo.

      Muchas gracias por leer, y comentar, en serio no hay nada como la emoción que se siente al encontrar un comentario nuevo. Un beso.

      Eliminar